Aprovechar la energía del sol, una gran idea

energía-solar

Aprovechar la energía del sol, una gran idea

Los costes energéticos son cada vez más abultados lo que hace a las empresas ser cada vez menos competitivas. Sin embargo, tenemos a nuestra disposición una fuente de energía gratuita e inagotable: el sol. ¿Es posible aprovecharla para escapar de la espiral de costes energéticos?

La energía del sol se puede aprovechar de dos formas distintas: para producir calor o para generar electricidad. En el primer caso hablamos de energía solar térmica y en el segundo caso de energía fotovoltaica. Las técnicas empleadas en ambos casos son muy distintas y las características de los paneles solares utilizados también.

Mediante paneles fotovoltaicos podemos captar la energía del sol y transformarla en electricidad para nuestro propio consumo o para vender a la red si la legislación nos lo permite.

Por su parte mediante la energía solar térmica podemos aprovechar el calor del sol y utilizarlo directamente para nuestras instalaciones de calefacción, agua caliente sanitaria y otros procesos que demanden calor.

La radiación solar nos alcanza incluso cuando el cielo está nublado; por eso las instalaciones de energía solar térmica se pueden utilizar para ahorrar costes de calefacción en invierno. Países nórdicos como Alemania tienen un gran parque de instalaciones de este tipo pese a contar con muchas menos horas de radiación solar que nosotros.

Además de calefacción la otra aplicación típica de la energía solar térmica es el agua caliente sanitaria. Si disponemos de un depósito convenientemente dimensionado en las horas de sol podemos generar el agua caliente que utilizaremos durante todo el día de forma que no incurramos en ningún gasto por este concepto.

Las instalaciones de energía solar apenas tienen partes móviles por lo que su vida útil es muy prolongada al haber muy pocos elementos sometidos al desgaste. Esto hace que una vez amortizados los equipos podamos disfrutar de la energía del sol a coste prácticamente cero.

Los paneles que se utilizan en la energía solar térmica se llaman captadores o colectores. Su capacidad de recoger el calor del sol por unidad de superficie es muy grande, de forma que con muy pocas unidades podemos satisfacer la demanda térmica de los usos más habituales. Ello permite emplearlos en la mayoría de situaciones sin causar un gran impacto visual o realizar modificaciones arquitectónicas.

Sin duda aprovechar la energía del sol es hoy en día, más que nunca, una gran idea.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR