Cálculo de un Espacio de Alto Rendimiento Energético

Cálculo de un espacio de alto rendimiento

Cálculo de un Espacio de Alto Rendimiento Energético

Para calcular un Espacio de Alto Rendimiento Energético tenemos que recurrir a técnicas de simulación. Como sabemos el Espacio de Alto Rendimiento Energético es el que presenta el mejor balance entre inversiones y gasto en energía, hablando siempre en términos económicos. Tenemos por lo tanto que optimizar la rentabilidad.

La simulación es la mejor técnica para lograr dicha optimización. Como hemos visto a lo largo de artículos anteriores son múltiples las variables que intervienen en el cálculo de los parámetros a optimizar, algunas de ellas incluso aleatorias. En esta situación es imposible desarrollar modelos matemáticos mínimamente fiables. A ello contribuye el que las tecnologías son cambiantes y por lo tanto dichos modelos deberían ser dinámicos y flexibles.

Sin embargo la simulación permite gestionar de forma adecuada todas estas variables, incluso las aleatorias, con el margen de dinamismo y flexibilidad requeridos. Además nos permite regular el grado de precisión de los resultados según la potencia aplicada al motor de simulación.

Para llevar a cabo la simulación tenemos que dar unas pautas previas. La primera es relativa a la inversión. Por lo general cuando hacemos los cálculos teóricos nos basamos en precios de proyecto para las distintas actuaciones. La práctica común es el modelo tradicional de proyecto y contrata donde los costes reales de ejecución presentan desviaciones con los de proyecto tanto al alza como a la baja, lo cual nos llevaría a que los resultados de nuestra simulación no fueran reales.

Para superar este inconveniente hay que trabajar con precios llave en mano. Se impone por lo tanto el modelo de ejecución llave en mano para los Espacios de Alto Rendimiento Energético puesto que es la única forma de asegurar que la inversión considerada para hacer los cálculos coincide con la inversión real.

La segunda es relativa a los ahorros conseguidos. Para objetivarlos y limitar el margen de discrecionalidad los evaluaremos mediante las herramientas de Certificación Energética de Edificios como ya comentamos en el artículo La rentabilidad en los Espacios de Alto Rendimiento Energético.

La última es la forma de medir la rentabilidad, que haremos mediante dos ratios básicos, el pay-back y la TIR, como hemos visto también en artículos anteriores.

Ahora modelaremos las posibles soluciones de la siguiente forma: las inversiones mediante presupuestos llave en mano, los ahorros conseguidos mediante las herramientas de Certificación Energética de Edificios y la rentabilidad mediante la TIR y el pay-back.

A partir de este punto aplicaremos a las distintas soluciones técnicas de simulación con el fin de optimizar la TIR y el pay-back, siendo el resultado de dicha optimización el que determine nuestro Espacio de Alto Rendimiento Energético.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR