Alto Rendimiento Energético

B5420

Bienestar en climatización y consumo casi nulo, la ecuación ideal para un hotel

En un hotel tenemos que combinar la mejor experiencia para los clientes con un nivel de coste asumible. El correcto equilibrio entre ingresos y gastos es la clave para que cualquier unidad de negocio funcione. Pero ¿existe una ecuación perfecta que proporcione las mejores prestaciones con el mínimo gasto? Vamos a comprobarlo.

ahorro-energetico-techos-refrescantes

Techos refrescantes y ahorro energético

Los techos refrescantes pueden suponer un importante ahorro energético sobre los sistemas de refrigeración tradicionales. Ello es debido a dos factores principales: la regulación y el tratamiento de la envolvente.

En cualquier sistema de climatización la regulación es un importante factor de ahorro energético. La regulación es el mecanismo mediante el cual el sistema produce más o menos frío en función de la temperatura que se le solicita. A mayor precisión del sistema de regulación mejor ajuste en la producción de frío y por lo tanto más optimización y más ahorro energético.

Los sistemas tradicionales por corrientes de aire la regulación se produce de una forma más o menos brusca dadas sus características de transmisión. Sin embargo los sistemas de tramas refrescantes se basan en

Los techos refrescantes

¿Sabías que el techo de tu casa, oficina o local puede ser un elemento de refrigeración? De hecho no solamente es posible, sino que además es el sistema de refrigeración más confortable del mercado.

Los sistemas de refrigeración tradicionales se basan en la introducción de corrientes de aire frío que mezcladas con el aire caliente de la estancia consiguen rebajar su temperatura. Estas corrientes se introducen mediante los populares difusores en los sistemas de conductos o directamente mediante el ventilador de unidades tipo split o fancoil.

Cuanto más suaves son estas corrientes mayor es el nivel de confort térmico. Todos hemos experimentado en alguna ocasión la desagradable sensación de un chorro de aire frío que nos incide directamente causando el efecto contrario: a mayores corrientes menor grado de confort.

Sin embargo hay otra manera de refrescar un ambiente

Cálculo de un espacio de alto rendimiento

Cálculo de un Espacio de Alto Rendimiento Energético

Para calcular un Espacio de Alto Rendimiento Energético tenemos que recurrir a técnicas de simulación. Como sabemos el Espacio de Alto Rendimiento Energético es el que presenta el mejor balance entre inversiones y gasto en energía, hablando siempre en términos económicos. Tenemos por lo tanto que optimizar la rentabilidad.

La simulación es la mejor técnica para lograr dicha optimización. Como hemos visto a lo largo de artículos anteriores son múltiples las variables que intervienen en el cálculo de los parámetros a optimizar, algunas de ellas incluso aleatorias. En esta situación es imposible desarrollar modelos matemáticos mínimamente fiables. A ello contribuye el que las tecnologías son cambiantes y por lo tanto dichos modelos deberían ser dinámicos y flexibles.

Sin embargo la simulación permite gestionar de forma adecuada todas estas variables, incluso las

espacio-alto-rendimiento

Factores de rentabilidad en los Espacios de Alto Rendimiento Energético

El objetivo en los Espacios de Alto Rendimiento Energético consiste en obtener el mejor compromiso entre inversiones y gastos en términos económicos. Pero este compromiso no es inmediato ni sencillo de calcular a priori ya que entran en liza muchos factores, algunos de ellos contrarios y otros incluso aleatorios.

Estos factores los podemos dividir en tres bloques: la demanda energética de partida, la envolvente del espacio, y las instalaciones que producen y consumen energía. Los factores del primer bloque tienen componentes aleatorios y escaso margen de actuación, mientras que los otros dos tienen menor componente aleatorio pero sí margen de actuación.

Estamos en definitiva ante un conjunto de factores variables, algunos por su

La rentabilidad en los Espacios de Alto Rendimiento Energético

La rentabilidad en instalaciones de ahorro energético se calcula contrastando las inversiones realizadas y los ahorros conseguidos para obtener dos ratios simples y directos: el pay-back y la TIR. Estos dos ratios permiten evaluar la rentabilidad de forma muy gráfica a un usuario medio sin necesidad de grandes conocimientos financieros.

Ahora bien, tanto inversiones como ahorros deben considerarse respecto a una situación de referencia. En el caso de una instalación existente la situación de referencia es ella misma, su inversión es cero y su coste energético el real que tenemos en facturas de las compañías suministradoras.

La inversión a considerar para el cálculo de la rentabilidad será la totalidad de

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR