Cómo ahorrar energía en la industria del plástico III

Soluciones disruptivas en la industria del plástico

Cómo ahorrar energía en la industria del plástico III

Continuando con nuestra serie de artículos dedicados a la jornada “Soluciones disruptivas de gestión energética para la industria del plástico” organizada por AVEP y AVAESEN donde destacó la ponencia de Greendök vamos a ver ahora las soluciones más innovadoras para conseguir elevadas rentabilidades mediante el ahorro energético en las industrias de este sector.

Si tenemos consumo de calor la técnica más rentable es la microcogeneración. Consiste en sustituir las tradicionales calderas por un motor de combustión interna que además de producir calor al igual que lo haría la caldera genera también electricidad que podemos utilizar para nuestro consumo reduciendo así la factura de la compañía suministradora.

El motor puede funcionar a demanda térmica o eléctrica. En el primer caso tanto la producción de calor como de electricidad se ajustan a la curva de demanda térmica apareciendo un desajuste entre la demanda y la producción eléctrica, mientras que en el segundo caso sucede al revés. En las industrias del plástico por lo general la curva de demanda eléctrica está muy por encima de la térmica por lo cual lo más recomendable suele ser que el motor trabaje a demanda térmica.

En cualquier caso siempre podemos recurrir al almacenamiento para solventar los problemas de ajuste entre ambas curvas. En general lo más rentable es que los motores funcionen en continuo a plena carga sin tener que disipar nada de energía sobrante.

La microcogeneración se integra muy bien con otras energías renovables, especialmente la fotovoltaica, pudiendo llegar a conseguir reducciones muy importantes en las necesidades de potencia eléctrica contratada.

Los periodos de retorno habituales de estas instalaciones están por término medio en los 4 años haciendo de ellas una de las opciones más interesantes desde el punto de vista de la rentabilidad. La vida útil de los equipos es muy prolongada ya que al contrario que los motores de automoción estos motores trabajan en condiciones muy estables sufriendo muy poco deterioro y desgaste, siendo habitual encontrar unidades con 20 años en servicio o más. El requisito fundamental en cualquier caso es hacer un adecuado mantenimiento siguiendo las instrucciones del fabricante.

La rentabilidad está muy ligada a las prestaciones de los motores. En este sentido destacan los populares grupos XRGI que son líderes en el competitivo mercado alemán, mucho más maduro que el español en la aplicación de estas tecnologías.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR