Cómo generar electricidad a partir del sol

Energía fotovoltaica

Cómo generar electricidad a partir del sol

Dentro de las energías renovables para producción directa de electricidad que más tiempo llevan instauradas a nivel mundial encontramos la energía solar fotovoltaica. El sol es una fuente inagotable y constante de energía 100% limpia.

Existen grandes plantas de energía solar fotovoltaica que también se conocen como “huertos solares” y que consisten en una gran extensión de terreno repleto de placas solares todas ellas conectadas a la red eléctrica donde entregan la energía que reciben del sol. Pero también existen pequeñas instalaciones que pueden emplearse en viviendas unifamiliares o comunidades de vecinos, edificios de oficinas o edificios de servicios como pueden ser hoteles, residencias, colegios, etc.

¿Cómo se obtiene electricidad a partir del sol? El proceso se lleva a cabo en unas células fotovoltaicas fabricadas con un material sensible a la radiación solar como es el silicio. Una célula fotovoltaica utiliza la energía procedente del sol para hacer que aparezca una diferencia de potencial con el movimiento producido por los electrones y los “huecos” en los átomos de este material, creando así una tensión entre las dos partes del material como ocurre por ejemplo en una pila convencional. De esta forma se genera un campo eléctrico permanente entre la capa superior y la inferior de la celda, teniendo así producida nuestra electricidad.

Para lograr una célula solar práctica será necesario añadir ciertos componentes como son una capa de protección pero que a su vez deje pasar la luz solar, los contactos eléctricos para extraer la energía que se genere, otra capa anti reflectante para la correcta absorción de la energía, así como otros elementos para mejorar la eficiencia de la misma.

Los paneles fotovoltaicos están formados por un gran número de celdas conectadas entre sí. Las celdas se clasifican en tres categorías: monocristalinas, policristalinas y amorfas.

Las monocristalinas están compuestas por un único cristal de silicio, las policristalinas constan de un número de pequeñas partículas cristalizadas, mientras que las en las amorfas el silicio no se ha cristalizado.

La efectividad de los paneles aumenta cuando mayores son los cristales, pero de esta forma también aumenta su peso, su grosor y su coste. Así pues las cristalinas tienen un mayor rendimiento que las amorfas, que por el contrario son más baratas y ligeras. La conveniencia unas u otras dependerá de cada caso concreto.

2 Comments

  • Johanna Villasmil

    Responder abril 4, 2016 3:42 pm

    Gracias por la información. La energía solar es una apuesta segura por el futuro del planeta porque nos permite generar energía sin dañar al planeta. Este es el tipo de informaciones que en http://enlight.mx vemos como beneficiosa para la comprensión del funcionamiento.

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR