¿Cómo orientamos las placas en una instalación fotovoltaica?

instalación solar fotovoltaica

¿Cómo orientamos las placas en una instalación fotovoltaica?

Otro aspecto muy a tener en cuenta en el dimensionado de una instalación fotovoltaica es la orientación e inclinación de los paneles solares, factor que también depende de la zonificación ilustrada en artículos anteriores. Así pues, existen diversas fórmulas para definir cuál será el grado de inclinación del panel, menor cuanto menor sea la latitud en la que se quiera colocar la instalación. Comúnmente están orientadas hacia el sur ya que de esta manera se consiguen los mayores valores de radiación total diaria. Aunque estudiando casos concretos se pueden conseguir mejores valores variando también este aspecto.

Lo primero a tener en cuenta es que el sol no está en la misma posición a lo largo de todo el año, ya que en verano está más alto y durante más tiempo emitiendo luz, y durante el invierno la trayectoria del mismo es más plana estando además menos horas presente. Por esto existen instalaciones en las que según la época del año son capaces de variar su orientación y/o inclinación.

En el aspecto de la eficiencia energética una solución que se adopta en grandes instalaciones solares es la de motorizar y automatizar los paneles, de forma que mediante sensores actúan como si fueran “girasoles” siguiendo la trayectoria solar optimizando así la absorción de la radiación, y aumentándose la energía eléctrica producida por el mismo panel en una posición fija. Estos aumentos pueden estar en torno a un 30%.

En todo este apartado también hemos de tener en cuenta las posibles sombras producidas por edificios o accidentes geográficos cercanos, así como la propia sombra producida por un panel sobre otro si la instalación es lo suficientemente grande para ello. Por esto, las sombras también tienen que ser un importante aspecto de estudio.

Si no disponemos de estos sistemas de seguimiento motorizados la orientación e inclinación de los paneles deberá hacerse de forma que maximicemos la producción aprovechable, es decir, teniendo en cuenta nuestras curvas de demanda. Si por ejemplo tenemos más demanda en invierno probablemente nos convenga más una mayor inclinación de las placas que optimice la generación en esa época del año aunque en verano generemos menor producción.

El disponer sistemas de seguimiento motorizados o disponer las placas con una determinada inclinación u orientación nos vendrá dado por el estudio económico de la instalación, ya que el objetivo será siempre optimizar la rentabilidad.

En posteriores artículos continuaremos desgranando los diferentes factores a tener en cuenta en una instalación solar fotovoltaica.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR