Dimensionado de una instalación minieólica: el atlas eólico

atlas eólico

Dimensionado de una instalación minieólica: el atlas eólico

Para poder aprovechar la energía eólica es importante conocer las variaciones diurnas y nocturnas y estacionales de los vientos, la variación de la velocidad del viento con la altura sobre el suelo, la entidad de las ráfagas en espacios de tiempo breves, y valores máximos ocurridos en series históricas de datos con una duración mínima de 20 años. También será importante el clima de la zona en la que lo instalemos, ya que la nieve, el granizo o la lluvia serán factores influyentes.

Para la mejor situación de los aerogeneradores existen zonas más adecuadas que otras debido a que las corrientes de viento son mayores históricamente en estos lugares. Para ello se utiliza el llamado atlas eólico que nos da los valores de viento de los últimos años así como también su dirección, con lo cual podemos elegir la mejor ubicación y orientación posible.

Para la óptima ubicación de un aerogenerador se tiene que estudiar tanto la orientación del eje como su colocación sobre el terreno. La orientación del eje tiene importancia únicamente en caso de ser horizontal, ya que si fuera vertical el viento incidiría de la misma forma en todas sus aspas.

Respecto a la colocación sobre el terreno se debe que tener en cuenta que no haya obstáculos que mermen la incidencia del viento en el eje principal. Algo muy importante a la hora de la correcta instalación de la torre es la altura, ya que será determinante tanto para evitar obstáculos como para tener mejores valores de viento.

Como regla general, a mayor altura de la torre mayor inversión pero también mayor cantidad de energía generada, con lo cual hay que realizar un estudio económico para seleccionar la opción más rentable. Una opción para conseguir importantes alturas con un coste reducido es situar el aerogenerador en la azotea o tejado del edificio.

El correcto dimensionado de una instalación debe realizarse teniendo siempre en cuenta la curva de demanda que queremos satisfacer. Dado que la energía generada es gratuita el único coste de la instalación es la amortización de los equipos, y esta conseguiremos optimizarla aprovechando al máximo la energía generada. Es por lo tanto fundamental que la capacidad de producción esté alineada con la demanda del sistema.

Los ajustes entre producción y consumo en cortos periodos de tiempo pueden realizarse mediante baterías que guarden el exceso de energía producida en un momento dado para su posterior consumo cuando nos aumente la demanda.

Si necesitas asesoramiento para un proyecto de estas características, ponte en contacto con nosotros. Te asesoraremos sin compromiso.

Síguenos en Facebook y conoce nuestras novedades.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR