Ejemplo práctico para el diseño de una biblioteca

Diseño_Biblioteca_Greendok

Ejemplo práctico para el diseño de una biblioteca

En el artículo de hoy os vamos a mostrar un ejemplo práctico de cómo  diseñar y configurar una biblioteca para potenciar el aprendizaje activo, un concepto del que os hemos hablado en artículos anteriores.

Tradicionalmente, la mayoría de las bibliotecas fueron diseñadas para la consulta y lectura de libros. Este concepto ha evolucionado de forma sustancial y, en la actualidad, las bibliotecas son el espacio escogido por la mayoría de los alumnos para realizar un trabajo individual o en grupo. Por lo tanto, las nuevas bibliotecas deben facilitar la colaboración y el trabajo en equipo y, a su vez, la posibilidad del trabajo individual en un espacio asignado para ello, en el que la privacidad sea un elemento clave.

En este nuevo escenario, en la imagen os presentamos un ejemplo de cómo podríamos diseñar una biblioteca. En ésta, podemos observar dos tipos de espacios: abiertos y cerrados.

Los espacios abiertos son idóneos para los trabajos individuales en los que podamos desempeñar tareas colaborativas y satisfacer nuestras necesidades sociales o trabajos en equipo. En los espacios cerrados observamos que prima la concentración y la privacidad y, generalmente, son para trabajos individuales o en un grupo reducido de personas.

1. En el punto 1 observamos un puesto de trabajo con una mesa conectada a dispositivos móviles e internet. En este caso, este modelo está orientado al trabajo individual o en grupo y permitiendo a los alumnos relacionarse con las demás personas que están en la biblioteca.

2. Debajo de la mesa observamos el punto 2, cuyo papel es el almacenamiento. Este aspecto es una característica muy común en toda la nueva línea de mobiliario de educación Steelcase. Normalmente, cuando un alumno está estudiando suele tener diferentes pertenencias encima de la mesa que pueden disminuir la atención del estudiante sobre la tarea que está desempeñando. Conscientes de este problema, la nueva línea de mobiliario para las aulas cuenta con soportes de almacenamiento tanto en las mesas como en las sillas para que el alumno pueda estudiar sin nada que le distraiga y con el orden necesario.

3. El espacio para el trabajo privado e individual está definido en el punto 3. En este, gracias a las características del mobiliario, el estudiante puede desempeñar cualquier tarea alejado de distracciones y en un entorno privado. Este espacio es fundamental para el estudio o el trabajo personal, libre de distracciones.

4. Finalmente, destacamos el punto 4. En éste, aunque no es un espacio en sí, es importante a la hora de desempeñar un trabajo. Las vistas a la naturaleza o al exterior relajan al alumno a la vez que aflora su creatividad.

En la biblioteca podemos observar otros espacios para el trabajo en grupo o para la lectura. ¿Qué os ha parecido este ejemplo? ¿Creéis que potencia el aprendizaje activo?

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR