¿En qué consiste la energía solar térmica?

¿En qué consiste la energía solar térmica?

La energía solar térmica consiste en tomar el calor del sol directamente para emplearlo en alguna aplicación como calefacción, agua caliente sanitaria u otros procesos que demanden calor a baja temperatura. Para poder aprovechar el calor del sol empleamos un fluido intermedio que llamamos fluido caloportador, que llevará el calor tomado del sol al agua almacenada en un depósito acumulador. Esta agua es la que utilizaremos para nuestras aplicaciones.

No hay que confundirla con la energía solar fotovoltaica donde se obtiene electricidad a partir de la luz del sol. En el caso de la energía solar térmica tomamos del sol directamente el calor que aprovechamos en nuestro proceso.

Los paneles solares empleados en la energía solar térmica se llaman captadores o colectores solares. En estos captadores se recoge el calor del sol y transfiere al fluido caloportador que circula por unos tubos de cobre incorporados dentro del propio panel. Estos tubos calientan el agua que hay en un depósito acumulador y que es la que utilizaremos en nuestro proceso.

El agua acumulada se puede utilizar directamente como agua caliente sanitaria, o bien se puede utilizar para alimentar un circuito de calefacción. En este caso los mejores resultados se obtienen con circuitos que trabajen a baja temperatura como son los suelos radiantes o los fancoils. Si tenemos en nuestra empresa algún otro proceso que demande agua caliente a baja temperatura también se puede utilizar para ese fin. Todas las combinaciones son posibles para un mejor aprovechamiento.

En cualquier caso el coste del combustible empleado para generar el calor es cero ya que se trata del calor cedido directamente por el sol. El ahorro se produce por el combustible que dejamos de consumir para generar la misma cantidad de calor.

Hay que tener en cuenta que una instalación de energía solar térmica no puede satisfacer por sí misma toda nuestra demanda ya que en función de la meteorología su rendimiento será mayor o menor. En consecuencia hay que conectarla en paralelo con otro sistema de generación de calor que aporte el resto de energía necesaria.

La vida útil de las instalaciones es muy prolongada ya que los captadores solares no tienen partes móviles sujetas a desgaste, lo cual permite una fácil amortización de los equipos.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR