¿Es buen negocio poner una instalación fotovoltaica en la cubierta de mi nave?

Placas solares en naves industriales

¿Es buen negocio poner una instalación fotovoltaica en la cubierta de mi nave?

Te vamos a responder con otra pregunta: ¿es buen negocio producir electricidad? Que se lo pregunten a las compañías eléctricas. Si nos fijamos bien muchos sectores han sufrido la crisis pero este no ha sido el caso de las compañías eléctricas. ¿Por qué será? Tal vez porque producir tu propia electricidad no sea tan mal negocio.

Tenemos además la impresión de que existen limitaciones legales pero si lo analizamos bien nos daremos cuenta de que son solo eso: impresiones. La realidad es que el actual marco normativo, sin ser ni de lejos el ideal, permite la rentabilidad de muchas instalaciones fotovoltaicas aunque ha tenido el efecto psicológico contrario. Y ello nos lleva a preguntarnos nuevamente si tal vez no sea tan mal negocio.

Legistación autoconsumo solar en naves industriales

La actual legislación permite tres tipos de instalaciones fotovoltaicas conectadas a red: las domésticas que están completamente exentas del mal llamado impuesto al sol, las de autoconsumo tipo 1 con mínimos requisitos y a las que se les puede cargar un pequeño peaje, y las de autoconsumo tipo 2 que deben cumplir con una serie de requisitos, soportan mayores peajes pero tienen la posibilidad de vender excedentes a pool. Además también es posible realizar una instalación fotovoltaica aislada completamente desconectada de la red, que en este caso no soportaría ningún peaje.

Para saber si es buen negocio tienes que hacer un buen estudio de viabilidad. No se trata de colocar placas a ojo y esperar a ver cómo funcionan. Hay que analizar el perfil de consumo, el de producción y optimizar la instalación. Según el análisis de estos datos la instalación más adecuada será de un tipo u otro y en su correcta elección te juegas mucho dinero.

El negocio consiste en hacer una inversión y obtener un retorno en base a los ahorros conseguidos en la factura eléctrica. Planteadas como tal de entrada tienen una cosa muy buena: su elevada vida útil. Técnicamente no tienen partes móviles y su duración la podemos asimilar a la del inmueble donde van instaladas ya que podríamos asemejarlas a sus vidrios o cristales. Es cierto que con el tiempo pierden rendimiento pero si utilizamos componentes de buena calidad la garantía es que no baje del 95% durante los primeros 25 años. En el mundo plantas en operación con más de 40 años y mucha vida aún por delante.

Por el lado de los ingresos la situación es también muy favorable. El retorno se consigue por el ahorro conseguido al no tener que comprar electricidad a la compañía y esto no depende de factores externos. En la práctica los ahorros oscilan entre el 30% y el 70% del importe de tu factura pudiendo llegar al 100% en determinados casos. En algunos casos también puedes obtener ingresos extra por la venta de excedentes a pool.

En la mayoría de casos los periodos de retorno de la inversión están entre 5 y 8 años con tasas de rentabilidad superiores al 25%, todo ello teniendo en cuenta los peajes y todos los costes asociados.

Con estos datos te volvemos a plantear la pregunta: ¿es buen negocio poner una instalación fotovoltaica en la cubierta de mi nave? La respuesta la dejamos en tus manos.

¡Si estás interesado en solicitar tu estudio o consultar más información, contacta con nosotros!

Más información:

Ha llegado el momento de la fotovoltaica en la industria
Autoconsumo solar en la industria: produce tu propia energía

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR