Financiación y modalidades de ejecución de proyectos energéticos en la industria del plástico

23716896406_9735a83c6a_o

Financiación y modalidades de ejecución de proyectos energéticos en la industria del plástico

Otro de los temas que se abordaron en la jornada organizada por AVEP y AVAESEN “Soluciones disruptivas de gestión energética para la industria del plástico” fue la financiación y las diferentes formas de abordar los proyectos energéticos.

En la ponencia presentada por Greendök se expusieron muchas propuestas rentables para reducir el gasto energético pero el hándicap es que para beneficiarse de ellas hay que realizar unas inversiones que aún siendo rentables no están al alcance de todas las empresas del sector, máxime teniendo en cuenta la situación de fuerte crisis que hemos padecido en los últimos años.

No obstante existen formas de dar viabilidad a los proyectos. La primera de ellas obviamente es la inversión directa, donde la empresa realiza a su cargo todas las inversiones y se beneficia de los ahorros. Pero esta forma está limitada a empresas que puedan asumir la carga financiera.

Otra modalidad es el sistema de pago por ahorros. Con esta modalidad la empresa no realiza ninguna inversión pero no se beneficia totalmente de los ahorros conseguidos que se reparten entre ella y la empresa que realiza las inversiones llamada empresa de servicios energéticos (ESE). Los dos parámetros básicos que se manejan en un contrato de pago por ahorros son el porcentaje de ahorro trasladado al cliente y la duración del contrato.

La modalidad de pago por ahorros presenta varias ventajas frente a la inversión directa: por una parte no requiere a la empresa ningún esfuerzo financiero lo cual puede resultar interesante incluso en caso de no tener problemas para asumir la inversión. Por otra parte, la empresa de servicios energéticos obtiene su rentabilidad en función de los ahorros conseguidos teniendo así un interés directo en que las actuaciones produzcan el resultado esperado. Y en último lugar las inversiones se transforman en gasto mejorando el balance y la fiscalidad.

Entre las dos modalidades expuestas existen infinitos puntos intermedios que también pueden servir para dar viabilidad a los proyectos. Vamos a detenernos en uno que merece nuestra atención: la externalización de la gestión.

Incluso en la modalidad de inversión directa para el cliente no experto en técnicas energéticas puede resultar complicado gestionar la instalación. Sin embargo una buena gestión puede suponer importantes ahorros. La gestión se centra en dos puntos: la monitorización y control de la instalación y la optimización de tarifas. La externalización de estas funciones bien a cambio de unos honorarios fijos o bien a cambio de un variable en función de los ahorros es una excelente opción que en condiciones normales resultará muy rentable.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR