Iluminación eficiente: consideraciones para la elección de lámparas y luminarias

B3758

Iluminación eficiente: consideraciones para la elección de lámparas y luminarias

En la eficiencia de la iluminación influyen varios factores como son la propia eficiencia energética de las lámparas y diseño de las luminarias, el aprovechamiento de la luz natural, la utilización de sistemas de regulación y control y el mantenimiento de la instalación. Vamos a comentar a continuación el primero de ellos.

Las fuentes de luz y las luminarias se eligen en función de las necesidades del local a iluminar.

Además de por sus características luminotécnicas, las fuentes de luz deben seleccionarse por su vida útil, sus posibilidades de regulación, su eficacia luminosa y sus propiedades cromáticas. Algunos tipos de lámparas van etiquetados en relación a su eficiencia con letras que van desde la A hasta la G siendo la A las más eficientes.

La distribución de la luz puede tener dos funciones diferenciadas, una funcional donde lo importante es dirigir la luz de forma eficiente que son las llamadas zonas de no representación y otra donde el criterio de diseño, imagen o el estado anímico que se quiere transmitir al usuario con la iluminación son preponderantes frente a los criterios de eficiencia energética. Estas son las llamadas zonas de representación.

El empleo de más de un tipo de luminaria, unas para proporcionar una iluminación ambiental general y otras para una iluminación localizada, permite adaptarse de una forma más eficiente a las necesidades del espacio, aunque muchas veces esto se contrapone a la flexibilidad del propio local, es decir un cambio en la distribución futura. En este sentido las luminarias empotradas en falsos techos registrables o dispuestas de una manera uniforme ganan en flexibilidad frente a las descolgadas, que por su parte al estar más cerca del puesto de trabajo son más eficientes.

Además, hay que tener en cuenta el rendimiento de la luminaria, de forma que refleje y distribuya mejor la luz, ya que cuánto mayor rendimiento menor potencia será necesario instalar. En este caso hay que tener muy en cuenta el deslumbramiento molesto directo que se basa además del diseño de la propia luminaria y la posición de la lámpara dentro de ella, en el punto de observación de los operadores y la disposición de las luminarias en la estancia. Según el uso requerido en cada situación se consideran unos límites máximos de deslumbramiento recomendables. El deslumbramiento indirecto debido al reflejo de las superficies iluminadas  y el factor de uniformidad en el espacio también son factores importantes para obtener una iluminación adecuada.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR