La energía minieólica y los edificios autosuficientes

edificios autosuficientes

La energía minieólica y los edificios autosuficientes

Se conoce por edificios autosuficientes a aquellos que son capaces de autoabastecerse tanto de energía térmica como eléctrica por ellos mismos, sin necesidad de un aporte exterior para poder funcionar. No obstante nos centraremos en la producción de electricidad ya que a partir de ella también podemos satisfacer nuestras necesidades de climatización mediante bombas de calor.

Un edificio autosuficiente solo puede tomar como fuentes de energía las que nos proporciona la naturaleza, siendo las más significativas el sol y el viento. Por lo tanto la energía minieólica forma, junto con la fotovoltaica y en menor medida la termosolar, las fuentes principales de abastecimiento en la concepción general de un edificio autosuficiente.

Hay que señalar que la energía minieólica y la fotovoltaica por lo general se complementan bien, ya que es en los días más soleados cuando tenemos menos viento y al contrario, en los días de menos sol suele haber más viento.

En un edificio autosuficiente es fundamental la minimización del consumo. Por lo tanto debe dotarse de sistemas de iluminación eficiente y una adecuada envolvente térmica que garantice la menor demanda de climatización posible. De esta forma reduciremos nuestras necesidades de producción eléctrica poniéndolas al alcance de los equipos de generación a pequeña escala.

Otro aspecto muy importante es el equilibrado de las curvas de producción y consumo. Para ello contaremos con baterías suficientemente dimensionadas que nos guarden el exceso de energía producida en determinados momentos para emplearla cuando tengamos mayor demanda.

Hay que tener en cuenta que la demanda nos viene condicionada por el uso del edificio, y la producción por el atlas eólico y las características de la instalación. Si es posible intentaremos adaptar la demanda a la producción mediante elementos de diseño tales como la orientación del edificio y el tratamiento de la envolvente que puede provocar un retardo en las necesidades de climatización, reduciendo el dimensionado de las baterías.

En definitiva, la energía minieólica constituye un elemento esencial para los edificios autosuficientes ya que nos permite mayores posibilidades de producción eléctrica en los momentos de mayores inclemencias meteorológicas.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR