La energía solar térmica y los suelos radiantes refrescantes

suelos radiantes refrescantes

La energía solar térmica y los suelos radiantes refrescantes

Los suelos radiantes se asocian por lo general al concepto de calefacción, pero en verano podemos utilizar las mismas tramas para la creación de un ambiente fresco llamándose los suelos que funcionan así radiantes refrescantes.

Veíamos en un artículo anterior que la combinación de la energía solar térmica con un suelo radiante es la mejor solución de calefacción en cuanto a confort, ahorro energético y respeto por el medio ambiente. Pero, ¿es posible que esta combinación tenga sentido si hablamos de suelos radiantes refrescantes?

La respuesta es afirmativa, además por una doble vía. Empezando por la primera, como vimos en artículos anteriores las instalaciones de energía solar térmica precisan un sistema de apoyo para salvar las diferencias entre las curvas de demanda y de producción de calor ya que ambas tienen componentes aleatorios.

Este sistema de apoyo puede ser perfectamente una bomba de calor de aerotermia capaz de producir agua caliente en invierno y agua fría en verano. En invierno funcionará como apoyo al sistema de captación solar y en verano producirá toda el agua fría demandada por la instalación. De esta forma, aprovechando únicamente el sistema de apoyo podemos tener frío y calor con el mismo sistema y prácticamente con la misma inversión.

Solo hay que hacer una matización. En función de los niveles de humedad del emplazamiento la trama refrescante puede no ser completamente efectiva por causa de las condensaciones, teniendo en este caso que contar con fancoils de apoyo, lo que haría aumentar la inversión.

Vamos a explorar ahora la segunda vía. La producción de frío puede realizarse a partir de una fuente de calor mediante técnicas de absorción. Este tipo de máquinas funcionan como una bomba de calor convencional donde el compresor mecánico se sustituye por una fuente de calor que provoca una reacción química con el mismo resultado de producción de frío.

De esta forma acoplando una máquina de absorción a la instalación de captadores solares podemos generar el agua fría que alimente nuestro suelo radiante refrescante, con la ventaja añadida de que el coste energético será cero ya que estamos tomando la energía del sol, en este caso también para refrigerar.

Como conclusión, el suelo radiante refrescante en combinación con una instalación solar térmica es también el sistema de climatización frío calor más confortable, ahorrativo y respetuoso con el medio ambiente.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR