La privacidad en oficinas, un enfoque inicial

UR902-12v2

La privacidad en oficinas, un enfoque inicial

Una oficina debe estar diseñada para dar respuesta a las necesidades estéticas, organizativas y funcionales de la organización. Cada empresa es única y por lo tanto sus necesidades también lo son. Es imperativo en consecuencia un diseño personalizado cuyo punto de partida debe ser el conocimiento y análisis de dichas necesidades.

Sin embargo hablamos con frecuencia de modas o tendencias. Es famosa la moda de la oficina paisaje de los años 60 popularizada por la película “El Apartamento” donde todos los empleados estaban en un pool abierto alineados como en pupitres del colegio. Muchas empresas se subieron a la moda sin analizar realmente cuáles eran sus necesidades.

Hoy en día está volviendo el concepto de privacidad y con ello la tendencia a una compartimentación que parecía olvidada. No obstante es muy importante no repetir errores y utilizar cada elemento para la finalidad adecuada.

El concepto de privacidad abarca necesidades que existen en las organizaciones como la concentración y la confidencialidad y que pueden darse tanto en el plano individual como en el colectivo. Hay necesidades que involucran a varias personas como son las de reunión, formación, atención a clientes y proveedores o espera. La privacidad puede plantearse a dos niveles: visual y acústica. Es importante establecer en cada caso a qué nivel y hasta qué punto se requiere la privacidad.

Un aspecto fundamental a tener en cuenta es que no todas las personas tienen el mismo comportamiento ante estas necesidades. Como analizábamos en el artículo un espacio para introvertidos y extrovertidos es crítico para el éxito de las organizaciones saber gestionar la diversidad y dotar a cada empleado con los cauces adecuados para desarrollar su talento.

Los espacios de privacidad se implementan mediante sistemas de compartimentación. No obstante hay que tener en cuenta que las empresas hoy en día son entes vivos y cambiantes por lo que no es aconsejable que dichos elementos estén incorporados a los inmuebles. Lo más recomendable es recurrir a sistemas desmontables, amovibles y reutilizables como son los tabique mampara, también llamados particiones, divisorias o simplemente mamparas.

Una cuestión importante es que no todas las mamparas de oficina son iguales. Las diferencias fundamentales se establecen en las prestaciones acústicas, en la versatilidad de la gama y acabados, en la facilidad de desmontaje y montaje y en la durabilidad general del producto y su vida útil.

Hoy en día existen sistemas de mamparas de oficina completamente estandarizados que garantizan todas estas prestaciones frente a otros productos de fabricación y montaje casi artesanal.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR