La rentabilidad de una instalación de biomasa

rentabilidad-biomasa

La rentabilidad de una instalación de biomasa

Una de las grandes preocupaciones a la hora de implantar instalaciones de energías renovables es saber si resultarán rentables o por el contrario supondrán un lastre en nuestra cuenta de resultados. La biomasa no es un caso distinto, pero contrariamente a otras fuentes de energía su cálculo resulta más sencillo.

La rentabilidad en instalaciones de ahorro energético la medimos utilizando dos ratios: la TIR y el pay-back. Estos dos ratios muestran el balance entre inversiones y ahorros conseguidos. La inversión será la diferencia entre una caldera convencional y nuestra caldera de biomasa. Este punto no presenta mayores complicaciones y solo merece un comentario adicional: si la caldera convencional es existente la inversión en la misma es cero.

El ahorro conseguido vendrá dado por la diferencia de coste entre el combustible convencional que utilice la caldera de referencia y el de la biomasa. Aquí hay varios aspectos importantes a tener en cuenta.

El primero es el rendimiento de las calderas. Para la misma energía producida a mayor rendimiento menor consumo. Una caldera nueva convencional puede llegar a tener rendimientos muy elevados, pero si se trata de una caldera existente el rendimiento puede bajar sensiblemente.

El segundo es el combustible convencional empleado ya que el precio de uno a otro varía. Por lo general el gas natural resulta más económico que el gasóleo pero no está disponible en todas partes. Debemos comparar con la mejor opción posible y ella será distinta según el caso. Puede darse la circunstancia que no tengamos gas natural pero que podamos acceder a él realizando una canalización; en este caso habrá que tenerla en cuenta en la inversión de la caldera convencional.

Y el tercero es la biomasa empleada; cada tipo de biomasa tiene un poder calorífico y por ello lo importante no es su precio por kg., sino su precio por kwh; a mayor poder calorífico y menor precio por kg., menor será el precio por kwh. Hay que tener en cuenta que no todas las calderas pueden trabajar con cualquier tipo de biomasa, y que además no todos los tipos de biomasa estarán disponibles en nuestra zona. El cálculo del coste en combustible debemos hacerlo con la mejor opción disponible.

Puede darse el caso que la biomasa empleada sea gratuita, bien por estar libremente accesible o ser algún tipo de residuo de nuestra propiedad. En este caso el coste del combustible para calcular nuestro ahorro es cero.
Con las consideraciones expuestas el cálculo de la TIR y el pay-back de nuestra instalación es inmediato dándonos una idea clara de la rentabilidad de nuestra instalación de biomasa.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR