Los diferentes tipos de LED

Bombilla LED

Los diferentes tipos de LED

Dentro del campo de la iluminación eficiente se han popularizado las lámparas LED debido a su alto rendimiento y su larga vida útil. Pero es conveniente saber que existen tres diferentes tipos de tecnología LED que vamos a comentar a continuación. Son  el LED común, el LED SMD y el LED COB.

El LED común  o DIP LED se ha utilizado y se utilizan en la mayoría de los electrodomésticos, ya sea como emisor o receptor de infrarrojos o como pilotos luminosos. Su potencia lumínica es muy baja con respecto a los SMD. Actualmente se están utilizando para señalización vial generando un ahorro energético en las entidades públicas.

El LED SMD o Surface Mounted Device es un LED encapsulado en una resina semirrígida ensamblado de manera superficial. Su encapsulado permite una gran superficie semiconductora, lo que proporciona una gran cantidad de luz mejorando la calidad del LED.

Una forma de instalación es colocarlos en serie sobre algún circuito impreso para crear una luminaria o bombilla. Aunque se dañe alguno de estos LEDs cuentan con un dispositivo para que los demás sigan funcionando a pleno rendimiento. El índice de reproducción cromática (CRI) es alto, de hasta el 80%. Esto quiere decir que reproduce los colores fielmente.

El LED SMD tiene una eficiencia lumínica relativamente alta, en torno a los 60 Lm/W, en comparación con una bombilla incandescente 13 Lm/W. El ángulo de apertura puede ser de 360o pues los LEDs se pueden distribuir por todo el cuerpo de la bombilla.

El LED COB o Chip On Board, es un sistema donde se han insertado multitud de LEDs en un mismo encapsulado. Este tipo de LED se está imponiendo en el mercado por encima del SMD. El motivo principal es que nos proporciona casi el doble de rendimiento lumínico (alrededor de 110Lm/W) o lo que es lo mismo, con la misma potencia y tamaño el LED COB aporta más luz.
Al proporcionarnos más luz podemos ampliar el haz luminoso  hasta permitirnos unos ángulos de apertura de hasta 170º en luz direccional.

El LED COB además tiene un mayor IRC (índice de reproducción cromática) que el SMD, por lo que conseguimos una luz de mayor calidad, en muchas ocasiones mayor de 90. Soporta el estar encendido constantemente ya que por su propia construcción disipan mejor el calor que sus compañeros SMD, por lo que es el más adecuado para instalar en lugares de trabajo. Además los costes de fabricación son menores que los SMD.

Algunas ventajas de la tecnología LED son precisamente el bajo consumo de energía, su larga vida útil con una duración estimada de 50.000 horas, y su resistencia al impacto y vibración al no usar vidrio ni filamentos. También es de destacar su bajo coste de mantenimiento y la poca emisión de calor que contribuye a un ahorro de los costes de climatización.

Otras ventajas consisten en tener un encendido instantáneo que no afecta a su vida útil, un tamaño compacto, una luz direccional que permite dirigir el haz allí donde se necesita y reducir la contaminación luminosa, y el hecho de no contener mercurio.

Todas estas características hacen que cuando nos planteamos una inversión inicial, ya no sólo para proyectos de nueva planta sino incluso para sustitución de un sistema de iluminación existente, tengamos una rentabilidad muy atractiva.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR