Mis objetivos dentro de la organización

B3762

Mis objetivos dentro de la organización

Estamos intentando adquirir una visión correcta de nuestra organización y hacer de ello un factor de éxito. Hemos visto que muchas veces nos movemos por inercia y que no sabemos hacia dónde vamos o por qué hacemos las cosas. Un primer paso para alcanzar la visión sobre nuestra organización ha sido analizar nuestras tareas y clasificarlas según su importancia, el grado de colaboración que requieren de los demás y si responden al día a día o a una necesidad de futuro.

Pensemos ahora en nuestros objetivos. Todos deberíamos tener algún objetivo dentro de nuestra organización. Es más, sin duda lo tenemos. Pero, ¿sabemos cuál es ese objetivo?

Si no sabemos hacia dónde vamos probablemente no lleguemos allí porque ni siquiera tomaremos la dirección correcta. Y aunque caminemos en la dirección correcta si no somos capaces de identificar nuestra meta nunca podremos saber si la hemos alcanzado o no. Y por último, si no sabemos por qué vamos hacia allí, entonces cualquier camino es tan bueno como otro para llegar.

La identificación de nuestros objetivos dentro de la organización es fundamental para adquirir una correcta visión. Dedicarnos simplemente a realizar tareas de una manera más o menos diligente sin saber por qué hacemos las cosas sencillamente no nos lleva a ningún sitio.

Identificar nuestros objetivos requiere una reflexión. Todos tenemos objetivos. La reflexión óptima la debemos realizar en dos etapas: una primera individual donde fuera del día a día obtenemos nuestras propias impresiones, y una segunda etapa de puesta en común con otras personas para contrastar y perfeccionar la primera idea.

Esta segunda etapa de puesta en común es muy importante ya que cuando hacemos reflexiones sobre nuestros objetivos vitales todos tendemos a contaminar las conclusiones con deseos, aficiones o gustos subjetivos.

Un punto de vista que no podemos dejar de lado es el de nuestros superiores: ¿qué esperan de nosotros? No obstante también debemos ser cautos con el manejo de esta información. Si lo único que recibimos de nuestra cadena de mando son órdenes concretas no quiere decir que ese sea nuestro objetivo sino simplemente que no nos lo están comunicando, y el motivo en muchas ocasiones es porque sencillamente no saben hacerlo. A este respecto hay que intentar tener conversaciones francas y honestas que vayan más allá del cumplimento jerárquico de las instrucciones, e incluso en muchas ocasiones saber leer entre líneas.

No debemos caer en el desánimo si no encontramos la suficiente colaboración para identificar nuestros objetivos. El “como no me ayudan lo suficiente no lo hago” no esconde sino la búsqueda de una zona de confort personal que se asienta en la comodidad de descargar las responsabilidades en los otros. Pero al final esto conduce a estados de insatisfacción que es justo lo que estamos tratando de evitar.

Está demostrado que el bienestar en el puesto de trabajo contribuye no solo a nuestra propia satisfacción personal sino también a los resultados de la empresa. Identificar nuestros objetivos dentro de la organización es uno de los primeros pasos para lograr ese bienestar.

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR