Autoconsumo solar en la industria: produce tu propia energía

Placas Solares para industrias

Autoconsumo solar en la industria: produce tu propia energía

La energía solar fotovoltaica funciona especialmente bien en las instalaciones industriales. El horario laboral habitual en una industria coincide en buena medida con las horas de luz solar de forma que por lo general existe un muy buen acoplamiento entre las curvas de producción solar y de demanda de consumo haciendo que la energía generada pueda ser muy bien aprovechada elevando su rentabilidad.

Además en la industria normalmente se dispone de una cubierta en la nave con suficiente superficie para instalar las placas solares salvando así una de las principales limitaciones de la energía solar fotovoltaica.

Entonces, ¿qué te impide dejar de pagar por la electricidad y producir tu propia energía?

En realidad, nada. Existe la creencia de que la actual legislación limita o prohíbe estas instalaciones pero ello no es cierto en absoluto. Sin duda este marco normativo no es el más deseable pero pese a ello muchas instalaciones son perfectamente viables y rentables. La clave para saber si tu instalación es una de ellas reside en realizar un buen estudio de viabilidad.

Estudio energía solar fotovoltaica en naves industriales

Lo primero es extraer y analizar tu perfil de consumo mes a mes y hora a hora, y a continuación obtener el mapa de radiación solar de la ubicación de tu planta. Lo siguiente es un trabajo de simulación riguroso donde solapamos distintas curvas de producción con tu curva de consumo hasta llegar a la solución óptima para tu caso concreto jugando con la cantidad, orientación e inclinación de las placas solares.

Este solape de curvas nos muestra finalmente la capacidad de autoconsumo y si aún tendrás que seguir comprando algo de energía a la compañía eléctrica determinando si la instalación es viable desde el punto de vista económico. Como norma general se entiende que una instalación es viable si presenta un período simple de retorno de la inversión de 10 años o menos, ya que la vida útil de las placas solares es asimilable a la del resto del inmueble.

Nuestra experiencia muestra que en muchos casos este criterio de viabilidad se cumple haciendo de las instalaciones altamente rentables, sobre todo teniendo en cuenta que un periodo de retorno simple de 10 años que no tiene en cuenta ni la inflación ni la subida de las tarifas eléctricas supone en términos constantes periodos de amortización en el rango de 5 a 7 años reales.

¿A qué esperas para dejar de pagar electricidad y producir tu propia energía?

¡Si estás interesado en solicitar tu estudio o consultar más información, contacta con nosotros!

Más información:

Ha llegado el momento de la fotovoltaica en la industria

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR